agosto 22, 2009

Empieza la temporada de Coleccionismo


Las vacaciones empiezan a tocar su fin, la vuelta a la rutina llama a nuestra puerta.

Nueve días quedan ya para poner fin a este mes de agosto y aunque los niños empiecen las clases a mediados de septiembre muchos padres tienen que estar pensando ya en la compra de libros y material escolar.

El inicio de la liga de fútbol está a una semana de su comienzo, la operación bikini toma su fin y comenzamos a cambiar en nuestros armarios la ropa para adecuarlos más a la temporada otoño-invierno.

Comienza una vez más la campaña de anúncios de coleccionables de casitas de muñecas, de programación de ordenadores, de coches de historia, de montaje de barcos, de avalorios, de crear tu propio telescópio, de cine, de la heydi y marco, de los caballeros del zodiaco y de un largo etcétera de cosas que en muchas veces creemos chorras pero que aún así el primer fascículo lo compra mucha gente.

Ese primer fascículo que temen hasta los repartidores porque viene con un carton impresionante que a parte de dificultar la carga en sus vehículos hacen lo propio a la hora del reparto. Los kioskeros necesitan de espacio extra para poder exponerlos y una vez vendidos para poder almacenarlos hasta su depósito en el contenedor de reciclaje (hay que reciclar señores, el carton al contenedor AZUL) porque cuando compramos este primer fascículo le pedimos amablemente al kioskero que se quede con el carton porque nosotros no lo queremos... ¿que nos hace pensar que el kioskero si? ¿Por qué le cargamos a él con lo que demandamos nosotros aunque sea solo por una unica vez?

Te ponen un carton enorme en un primer fascículo que te venden por un solo euro y a medida que avanza la colección disminuye el carton y aumenta el precio.

Lo que más me fastidia de todo esto de los coleccionables es que cuando me propongo hacer una colección la acabo, aunque me cueste una pasta. Decidí hacer la colección de programación Linux, vale que era quincenal y que sólo eran doce fascículos, pero la completé.

Hace años ya... bastantes, salió la colección de cómics de Dragon Ball serie blanca (Bola de drac, que la compré en catalán), costaba 175 pesetas cada cómic semanalmente y al poco tiempo salió paralela la serie roja que empezaba cuando Goku nos presentaba a Son Gohan, o sea, Dragon Ball Z serie roja (Bola de drac Z serie vermella) y que su coste subió ya a 250 pesetas y era quincenal. Pues ya me veis gastándome 1200 pesetas al mes para completar esa colección en la que me había embarcado y que recuerdo que la primera constaba de 150 cómics y si habéis hecho los cálculos el monto de la colección me salió por 25250 pts. y si... la tengo completa.


De la serie paralela a ésta, la serie roja, también tengo todos los cómics y ahora mismo no recuerdo la cantidad que eran pero no eran pocos, no. Lo que si que recuerdo era la constancia que tenía para completar la colección, cosa que no suele hacer mucha gente.

En una ocasión recuerdo que empecé una colección denominada Eureka acerca de los grandes inventos del mundo y que a parte del fascículo te iban entregando material para que te montases tu propio telescopio y microscopio. Ya costó bastante que me fuesen llegando los fascículos para completar el primer tomo y cabreado porque quería tener esa colección que me parecía bastante interesante a mis dieciocho años escribí a la editorial Salvat, que era la editora, para pedir explicaciones y la respuesta que obtuve fué que las ventas habían bajado mucho y que para dos personas que hacían la colección no les merecía la pena seguir editándola, así que me enviarían un tomo sobre los grandes inventores del mundo ya encuadernado y todo para compensar la confianza (a cambio de su pago obviamente).

Y la culpa de que mucha gente no pueda acabar una colección muchas veces es porque otra tanta mucha gente deja de comprarla, las ventas bajan y no compensa seguir editando para cuatro personas que si que se han tomado en serio una colección.

Me gustaría saber cuántas de las colecciones que comienzan cada mes de septiembre o enero se acaban completando y cuanta gente que empieza una colección se lo toma tan en serio de principio a fin.

Si que es verdad que te acaba costando bastante dinero una colección pero cuando la tienes finalizada te la miras con orgullo, el orgullo de la perseverancia.

Por cierto... acaba de salir a la venta la colección en fascículos para que te montes el Titánic... seguramente será otra de las que se hundan antes de tiempo.

No hay comentarios: