agosto 20, 2009

Leyendas Urbanas


Cuantas veces no habremos oído en alguna parte aquella leyenda urbana sobre la Guardia Civil y los cd's piratas.

¿Quién no lleva en su coche una pequeña cantidad de cd's en un estuche o en la guantera y otros cuantos metidos en el cargador de cd's que hay en el maletero? Es más... hoy en día hay autorádios equipados con un conector USB para que podamos conectar nuestro pen drive y evitarnos así los cd's.

Aún sigue corriendo esa leyenda urbana sobre la guardia civil que aprovechando que te van a multar por algo como la velocidad, un simple control de documentación y poco más (ya no son obligatorias las luces de repuesto o el recibo de pago al corriente del seguro obligatorio de nuestro vehículo, aunque en caso de accidente tendrán que acudir obligatoriamente los agentes de la benemérita u otros cuerpos de seguridad dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos) te piden que les enseñes los cd's que llevas en tu vehículo o ese pen drive que tienes conectado al autorádio para multarte al comprobar que son más falsos que una moneda de 3 €uros.

Que si, que nosotros podríamos alegar justo en ese instante que son "copias de seguridad" de nuestros cd's favoritos y que como no suelen gustarnos todas las canciones de un mismo cd hemos hecho unas recopilaciones juntándolas todas en un sólo cd. Ya he comentado que cada vez son más modernos los autorádios y ya hasta salen de origen con lectores de mp3; si hemos hecho una recopilación de nuestros cd's (todos sabemos que eso es mentira y que bajamos las canciones del Ares o del Emule entre otros) utilizando un conversor en nuestro ordenador, en cada cd nos entran más o menos unos once cd's convencionales, dependiendo si son de música comercial y de tres o cuatro minutos de duración cada una y que pesan entre tres y cinco Mb o de Mike Oldfield que en ese caso te pueden ocupar hasta 250 Mb un solo tema.

Al caso, que en caso de que nos parasen y nos hiciesen la gran receta (no culinaria) tendríamos tres días para presentarnos en tráfico con nuestra colección de cd's originales para demostrar que la canción 1 del cd-mp3 1 pertenece a la copia de seguridad del cd original "tal", que la canción "tal" del cd-mp3 "tal" pertenece a la copia de seguridad del cd original "tal", etcétera, etcétera...

Todos sabemos que a los funcionarios de nuestro país no es que les emocione demasiado esto de trabajar por lo tanto no creo yo que nos dejen un funcionario para que se pase toda una mañana con nosotros para ir comprobando con un reproductor de cd's y otro de mp3 todas las canciones que llevamos en nuestros cd's regrabables.

Además que tendríamos un motivo para hacer un alegato... PAGAMOS UN CÁNON cada vez que compramos un blister de cd's regrabables, así que en caso de que nos denunciasen por pirateo el importe de la multa tendría que ir directo a la SGAE ¿no? pues entonces tendríamos que acudir al organismo adecuado para demostrar que en muchísimos de nuestros cd's no tenemos música sino fotografías u otro material sin derechos de autor para que nos devolviesen el impuesto pagado anteriormente.



Lo dicho, que esa leyenda urbana es completamente insostenible y que podemos circular libremente con nuestros cd's cargados o en la guantera sin miedo de que nos puedan multar.

P.D.: El artículo vertido en este blog es simplemente aclaratorio, el autor no promueve abiertamente el uso de material pirata ni lo justifica.

No hay comentarios: