septiembre 02, 2009

Encuentros Casuales


El salir a pasear tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Forzosamente me obligo a salir por las mañanas a estirar las piernas un rato antes de que el calor empiece a apretar y cada día hago un recorrido diferente por aquello de evitar empezar a pensar cuándo voy a pasar por tal sitio o por tal otro y cuánto me queda para llegar a mi destino otra vez.

Esta mañana a parte de pasear por pasear he tenido que ir a hacer un par de recados de vital importancia pero eso no ha evitado que me diese un paseo por La Gran Manzana, un centro comercial de Alcobendas, a que me diese un poquito de brisa producida por el aire acondicionado del local y a cotillear un poco por las tiendas que allí se ubican.

He bajado a la planta donde está el Eroski a cotillear un poco para hacerme una lista sobre los libros que me interesan y que seguramente vaya comprando poco a poco pero como no he ido nada más que a eso, a cotillear, he salido con las manos vacías y con mi cabeza llena de pensamientos de todo tipo de manera que un poco más y me estampo de morros contra Carlos Sobera, si, el que fuera presentador de “50 por 15 ¿quiere ser millonario?” de Antena 3 y “Date el bote” de ETB.

De la manera que tengo de ser no he aprovechado para alegrarme y ponerme como un loco para que me dedicase un autógrafo y nos hiciésemos una foto con mi BlackBerry ¿para que? Su oficio es el de entretener al personal trabajando en un medio de comunicación y eso no le convierte en una persona más importante que yo, más conocida si, más importante no.

Yo he formado parte durante mucho tiempo de una gran cadena de servicios sin los cuales la gente no tendría nada de lo que tienen, ya sean alimentos, automóviles, sus propias casas, etcétera, etcétera. Todos los gremios son importantes, unos sirven para nuestra diversion y otros para nuestra supervivencia en nuestraa vida cotidiana y nadie se me ha acercado nunca pegando botes de alegría y pidiéndome un autógrafo porque he sido el que ha traído los croissants desde la fábrica de Tarragona a Madrid.

¿Que me encuentro a Carlos Sobera? Pues como cuando estuve cenando una noche en un VIP'S de la Gran Vía de Madrid y al poco rato se nos sentó al lado Santiago Segura para cenar y charlar con los que le acompañaban y tampoco aproveché la circunstancia para pedir ningún autógrafo ni para nombrarle a Torrente ni su actuación en El día de la Bestia... Supongo además que debe de ser un coñazo para toda esta gente de la pequeña pantalla y la no tan pequeña que les estén estorbando cada dos por tres para que les firmen autógrafos y se hagan fotos, al fin y al cabo hacen algo por lo que les pagan muy bien pero no dejan de ser personas como yo, que aunque no sea famoso soy igual de importante.

6 comentarios:

Dina dijo...

Ahora que lo pienso... conmigo tampoco se alegran cuando he conseguido un xxxx positivo... y mira que es importante conseguirlo en estas fechas... ¿porque será? jajajaja

McGrau dijo...

Pero tu trabajo es "anónimo" aunque sea público y se publique jajajaja además... yo tampco pegaría botes de alegría eh?

Dina dijo...

Joer, como te has levantado hoy ¿no?, jajajaja

McGrau dijo...

de un bote jajaja me he levantado de un bote, pero no de cocacola ni de cerveza.... jajajaja

Aspective dijo...

Pues yo sí que he pedido un autógrafo. Una única vez. Tenía yo un cutrebar en esa época y entró el actor Viggo Mortensen que estaba aprendiendo esgrima española para su peli Alatriste.
Se tomaron un montón de botellines (iba con casi todo el equipo de la peli) pagó él y le pedí un autógrafo para mi hija (si no lo hago, no me vuelve a hablar en toda su vida: era su ídolo). Además de firmármelo, me hicieron la caja del día...

McGrau dijo...

Aspctive en ese caso y si me hacen a mi también la caja del día tambien pido el autógrafo, además que fueron a tu casa, ya que se dirigió a ti para pagarte no creo que le molestara dar un autógrafo. Un saludo.