septiembre 11, 2009

Pasión gastronómica

Hay un plato que me pone, me priva, me vuelve loco y casi me hace llegar al orgasmo aunque este último no se pueda llegar a culminar últimamente debido a la gran cantidad de antidepresivos y ansiolíticos que estoy ingeriendo ultimamente y que me produce gatillazos hasta conmigo mismo... si, se que es muy jodido eso y sobretodo para una persona que no sabía lo que era un gatillazo más que por lo que había escuchado por ahí... vamos... que a mi no me ha pasado nunca... segurisimo... bueno, que ultimamente si, pero ya digo que es por los medicamentos y no tendría que ir por estos derroteros el post de hoy... ¡¡mira mira que me caliento!!

Sigamos por donde iba, que me encanta comerme un buen plato de callos, vamos... que se me cae la baba cada vez que voy a algún bar y cuando me tomo una cervecita me ponen de tapa un platito con una ración de callos y ahora que no puedo ir a tomarme esa cervecita ya que no sé qué tipo de reacción provocaría el alcohol en mi organismo al mezclarse con los medicamentos y entre otras cosas porque la economía no está como para ir saliendo de tapeo, no me queda más remedio que comprármelos de esos de lata y tomarme una cocacola para acompañarlos.

Lo malo de este plato es que se han de tomar con "espaciador", es decir, con espacio temporal entre un menú a base de callos y otro; no se puede estar comiendo todos los días de lo mismo para no aborrecerlos y que no vaya subiendo el volumen de la cintura ni el corporal en general... estoy muy a gusto con mi talla 44, con mis boxer y que mis camisetas sigan siendo eso, camisetas y no "top's".

Alguna vez, soltero como soy y con la perrería que nos caracteriza a los de mi especie y que te entra después de comer, tomándote el cafelito y el cigarrito dejas el plato en la fregadera pensando "ya lo lavaré después" y a eso de "cuando te acuerdas" que tienes que fregar ese plato y esos cubiertos que has utilizado te das cuenta de que hay una pasta sólida así, del color que eran los callos y el caldo que había junto con ellos, en frío, como que no va a salir y tienes que dejar el plato otro ratito más ya con agua caliente y un "chorreoncito" de Mistol, bueno, también se admite el Fairy, para que se reblandezca y poder dejar el plato como estaba antes de llenarlo con ese manjar tan rico.

Lo malo de eso es que fregando ese plato te da por pensar: ¿Esto que me está costando tanto sacar de este plato, que se supone que es tan liso y que no debería costar que le arrancasen, se me pega igual dentro de mi organismo? hostias, hostias... menos mal que no los como tan a menudo, que si no voy a parecer una cebolla marrón con tantas capas que le estoy añadiendo.

Hay algunos sitios donde he degustado este tipo de cocina que se basa en las tripas de la ternera con chorizo, morcilla, tocino y en ocasiones jamón (en muchos sitios les ponen garbanzos y en otros no) y no han sabido limpiar bien estas tripas y claro... ya se sabe que es lo que pasa por esas tripas, con lo que no saben eliminar el olor por completo, pero de esos sitios relmente hay pocos, no es para alarmar a nadie y hacer que el consumo de este gran alimento disminuya.

Despues de esta reflexión no se me ocurre más que mirar la foto y decir: ¡joder! es que están tan ricos....


6 comentarios:

Dina dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaag, ya lo que le faltaba a mi alien estomacal... leer un post sobre callos... aaaaaaaaaaag, mes'an revolvio hasta las entretelas sólo de pensar como deben quedarse los platos despues... aaaaaaaaaaaag, si hasta el olorcillo me esta llegando desde aqui... creo que me voy al escusado, que me estan entrando unos ascos que no puedo con ellos.

Que t'apovechen los callitos

McGrau dijo...

vamos, vamos Dina que no es para tanto joer jajajaja los que he puesto aqui no huelen (lamentablemente jajaja) y si, lo malo es como quedan los platos.... si, pero es que el caldito ese sucadito en pan está.... hummmmmmmmm

B Dark Pink dijo...

Di que sí, que bien buenos están (sobre todo si los saben hacer y están bien blanquitos - de limpio- y los comes tan de tarde en tarde que ni te acuerdas cuándo fue la última vez que lo hiciste)

Por el tema de la capa marrón, no te preocupes, el estómago tiene ácidos tan potentes que, con una gota, atraviesan lo impensable (aquí viene lo de "el ser humano es extraordinario")
Así que marrón no se queda, pero si los comes todos los días, verás qué pedazo de "floti" te sale donde debería estar la cintura.

Y lo de la cerveza, hoy día las de sin alcohol (ojo SIN, hay que mirar que algunas sí que tienen algo) están muy logradas en cuanto a sabor, por si tienes mucho mono cervecil.

McGrau dijo...

Por eso me controlo tanto B_Dark_Pink para que no salga el floti y encima tenga que adornarlo con una cabeza de pato para disimular jajaja

No, la verdad es que no soy demasiado cervecero ni tengo mono de ello pero eso si, aunque me pinten la mona de seda... mona se queda y siempre se nota que una cerve no tiene alcohol, así que por el momento me aguanto y me quedo con la cocacola....

karlos dijo...

Despues de esta presentacion pienso que hace dias que no me como un plato de estos, aunque son menu mas de invierno, no importa, pero acompañalos con una cerveza aunque sea sin, mucho mejor que una coca cola

McGrau dijo...

Karlos a mi me da igual sea verano o no, como para comerme una sopa castellana.... joer que se me cae hasta la baba otra vez... en pleno agosto me puedo comer tan ricamente un platico sopa jejeje la cerveza sin.... puajjjjj