octubre 09, 2009

Amarok





AMAROK, lobo en Inuktitut, dialecto de los inuit del Ártico oriental canadiense, es el nombre que recibe uno de los programas de reproducción de música inicialmente diseñado para integrarse con KDE/Linux que mayor aceptación está teniendo últimamente y más desde su apertura a Windows y Mac Os X, con lo que se convierte en el primer programa de estas características que está disponible para todas las plataformas informáticas.

El nombre lo recibe precisamente del disco de Mike Oldfield con el mismo nombre y del que he puesto un fragmento un poquito más abajo del logo del reproductor y por encima de estas líneas.

En uno de aquellos ratos que no tenía ganas de hacer nada más que escuchar música que me transportara más allá de mis recuerdos y pensamientos sin tener que fumarme ningún cigarrillo "aliñado" busqué en mi portatil y me encontré con una carpeta que contenía toda la colección completa de la discografía de Mike Oldfield y me decidí a abrirla con este reproductor en vez de hacerlo con el Rhythmbox o el Dragon Player que vienen también en esta plataforma.

Pongo en lista de reproducción la carpeta de Tubular Bells II, me enciendo mi cigarrito (vuelvo a repetir que NO estaba aliñado), le doy al play con la ilusión de que me vengan a mi mente recuerdos de aquel año que pasé entre mi licenciatura (de la mili, pero licenciatura al fin y al cabo) en mayo de 1993 y mi reenganche al ejército profesional en febrero de 1995, unos años en que, qué casualidad, la crisis azotaba a España con fuerza y el trabajo andaba escaso y te tenías que agarrar a un clavo ardiendo aunque por aquellos tiempos, debido a mi juventud y que por entonces no me había emancipado ni adquirido ni una sola deuda no necesitaba el dinero más que para salir con los amigos a tomar algo y reirnos de todo... ignorantes de nosotros.

Escuchando y fumando (con los ojos cerrados... ¡qué cojones los míos!) me viene a la memoria un trabajo infructuoso vendiendo extintores en el que escuché por primera vez el Tubular Bells II; nos trasladábamos desde Barcelona a Sant Fost de Campsentelles en un Seat 131 que más recuerdos aún me traía ya que en mi casa hubo uno de estos modelos de color Beige (o como se escriba o diga) para ver si vendíamos algún extintor, cosa que como he dicho antes era inútil ya que no vendíamos ninguno pero tampco no perdíamos nada, bueno si, el dueño del coche no ganaba ni para la gasolina y como en la empresa le habían dicho que ganaría la comisión mas un pequeño porcentaje por poner el coche nos libraba a los demás de tener que darle para el "caldo". El pobre chaval ponía dinero por ir a pasearnos cada día por un pueblo diferente pero... joer que risas nos echábamos.

Ahora mismo recuerdo que había empezado el post hablando de un reproductor de música "multiplataforma", y es que se me va la olla con los recuerdos porque estoy escuchando de nuevo a Mike Oldfield (no, no me estoy fumando ningún "aliñado" ni estoy con el Tubular Bells II, está sonando el Platinum) y cuando me lo puse en este reproductor empecé a recordar todo esto pero al ver que en la misma pantalla se abría una ventana con la biografía de este genial autor y mis recuerdos quedaron para otro momento. Empecé a leer y mi concentración se fijó en estudiar la vida y obra del artista que grabó Tubular Bells él sólo, tocando todos los instrumentos.

El tío comenzó con una guitarra y pronto se dió cuenta de que podría tocar cualquier instrumento y así compuso su obra maestra hasta nuestros días, su primer Tubular Bells. Un hombre orquesta que grababa los instrumentos por separado y luego los unía pareciendo que tocaba toda una orquesta.

Después del Tubular Bells, editado en 1973, vino Hergest Ridge en 1974, Omadawn en 1975, Orchestral tubular bells también en 1975, Boxed en 1976, Orchestral Hergest Ridge también en 1976... y así un largo etcétera hasta el día de hoy y que no os voy a hacer toda la faena, porque esto se trataba de hablar de un reproductor de música y no de mi vida vendiendo extintores o escuchando a Mike Oldfield.

Así que curiosos y amigos de la variedad, ahora tenéis una herramienta perfecta donde a parte de escuchar vuestra música favorita podréis cantar las canciones de vuestros grupos favoritos ya que también descarga las letras de los temas y las carátulas y hasta podéis conectaros a Last.FM para compartir con demás gente vuestra pasión por la musica, genero musical, artistas en particular, etc.

Y no es que gane yo nada vendiendo el producto de esta manera ni haciendo publicidad, es que ahora mismo es el que más me gusta y antes de llegar a la monótona monotonía, valga la redundancia, y buscar algo que me entretenga más lo exploto al máximo... supongo que por eso llego rápido a ese terreno pantanoso de la monotonía, por la ansiedad de aprovechar por si se acaba rápido y luego me empacho y me aburro...





7 comentarios:

Dina dijo...

¡¿¡¿¡¿vendiendo extintores!?!?!?! si cuando digo que eres raro es por algún motivo

McGrau dijo...

ya ves.... ya te dije que soy muy polifacético... luego pasa lo que pasa, lo mismo te vendo un extintor que te apago un fuego con pólizas de seguro

B Dark Pink dijo...

Pues yo no sé si probaré el programita de marras, si investigaré sobre Mike Oldfield, si me bajaré otra vez el Tubular bells o si mañana es...¿qué día es mañana?

Raro...no, peculiar quizá, pero me ha gustado la actualización, sea de lo que sea que vaya.

Feliz puente

McGrau dijo...

Los efectos de las dorgas legales B_Dark que me hace hablar (en este caso escribir) yéndome por las ramas y volviendo al tronco jajaja

Chuk. dijo...

Y ponen Camela en el programita ese?

McGrau dijo...

hombre chuk no se si ponen camela o no.... desde luego que en el mio no suena porque se bloquea el pc... ufffff

Chuk. dijo...

Como lo siento tio. Pues vaya mierda de PC... uf... Oye... que si quieres yo te paso unos casetes que tengo para que te los graves?