noviembre 19, 2009

Cuesta abajo y sin ruedas


¿Qué haces cuando te encuentras a manos de un volante de una máquina con demasiados caballos a una elevada velocidad cuesta abajo y te das cuenta que te has quedado sin frenos en una carretera mojada?

O revientas la caja de cambios intentando reducir velocidad y te pegas la hostia padre o te pegas la hostia padre de frente contra algo para frenar... buen dilema

Se podría tener la suerte de que se saliesen las ruedas y por la fricción contra el asfalto tambien frenes... aunque es imposible que se salgan todas las ruedas de una vez, una a lo sumo... el leñazo que te metes es importante también

¿En qué momento de nuestras vidas perdemos ese control y simplemente esperas que la hostia que te vas a dar no te mate?

¿Por que rezas más por la persona que te acompaña para que no salga malherida que por ti mismo? bueno, aquí la respuesta podría ser sencilla... los demás no deben de sufrir las consecuencias de tu propia vida.

¿Qué hacer cuando te das cuenta que vas cuesta abajo y sin frenos?

Yo rezo y soy agnośtico (creo en algo pero no en lo que quiere imponer la iglesia) rezo por mi pero sufro por quienes están en mi camino conmigo y por quienes se atraviesan en él...

Que lo que me frene sea blando

No hay comentarios: