octubre 31, 2009

¿Donde estás?



Sorprendido me he quedado de mi mismo cuando me he dado cuenta de que estoy buscando la persona que realmente soy echando de menos a quien he sido durante tanto tiempo, esa especie de personaje como Chandler Bing de la serie Friends que no puede mantener una conversación seria durante más de dos minutos sin sacar un chiste malo para romper el ambiente sereno de la reunión y pasar a unas cuantas risas aunque me considerasen un payasete.

Me he levantado con un fuerte dolor de cabeza esta mañana, o eso o es que todavía estaba bajo los efectos de las drogas legales que me ha recetado mi psiquiatra de la seguridad social para aplacar el estado de angustia al que he llegado después de haber pasado por varias etapas de crisis de ansiedad , también llamados estados de pánico y después por una fuerte depresión.

Ya no son bajas las dosis que me ha recetado mi psiquiatra, esa mujer atenta que se lleva el trabajo a casa y que de un mes a otro se acuerda de mi a la perfección (o eso o es que la noche anterior se estudia concienzudamente los historiales de las personas que tienen que visitarle al día siguiente) ahora ya hemos llegado al paso en el que tengo que andar sedado porque prefiere que no llegue a un estado siguiente al de la angustia (que sinceramente no sé cual es, pero me parece que tampoco quiero saberlo)

La sensación de colocón total en el que estoy es similar como el de alguien que se fuma un petardo de marihuana y a continuación uno de chocolate y así sucesivamente todo el día. Supongo que tendré que acudir esta semana saltándome todo el proceso y tal como me indicó ella para que me rebaje las dosis un poco porque ando ciego, pero la angustia está ahí.

Sigo buscando al Mc que he sido toda la vida, sigo buscando aquel chaval que disfrutaba de la vida aunque le diesen de palos, sigo buscando aquella persona que me daba fortaleza y me aportaba alegría de vivir pasase lo que pasase porque me decía “¡eh! Tranquilo, que de esta salimos esquivando lo que sea” busco a ese Mc que debería de seguir siendo pero en cierto momento me abandonó o simplemente se cansó y se adaptó a mi, es algo que no se ciertamente porque no me lo ha comentado.

Te quiero amigo... vuelve conmigo y volvamos a ser felices... te echo de menos.


octubre 16, 2009

Más vale tarde que nunca


Como ya dije anteriormente nunca he sido demasiado devoto de la programación de la tele pero después de descubrir una gran página donde están todas las series de televisión, películas, series de dibujos, anime y tal, seriesyonkis.com me descargué las dos primeras temporadas de The Big Bang Theory y ahora estoy esperando que cuelguen la tercera en español.

El tema de la serie trata sobre dos amigos muy frikis que comparten piso, uno es un cerebrito que se matriculó en la universidad a los catorce años y que no sabe relacionarse con la gente común y corriente; el otro sabe relacionarse un poco más con la gente pero también es otro friki de la ciencia, la tecnología, los videojuegos, star wars, star trek, etc, etc... éstos tienen do amigos más que viven fuera pero que completan el cuarteto frikero, uno es un judío que está más salido que el pico de una plancha y cuando ve una mujer se olvida de todo lo demás haciendo el ridículo en diferentes idiomas si es preciso, el otro es un indio, o hindú, según se prefiera, que tiene el problema de que delante de una mujer no puede hablar y si encima está buena mucho peor y lo único que le soluciona ese problema es beber alcohol. El reparto lo completa Penny, la vecina de rellano, una rubia buenorra con los pies un poquito más en el suelo que los otros cuatro.

Una vez que me ví todos los episodios, y que siguen repitiendo en Antena NEOX todos los sábados y domingos a la una de la tarde no sabía qué hacer con mi tiempo libre, que es mucho y me dije... vamos a ver la serie FRIENDS...

La cagué... estoy enganchado, son 10 temporadas de veinticuatro episodios cada una y no puedo parar de verla.

Seguramente la mayoría de los que leeis estas líneas ya la habréis visto, pero yo había visto algún que otro episodio esporádicamente; siempre estaba fuera de casa y como mi oficio no me lo permitía no podía estar al corriente de los horarios de emisiones ni nada por el estilo, por lo tanto, si alguna vez ví algun episodio fué por mera casualidad y si, vale, hacían gracia pero como me había perdido todo lo anterior no sabía bien bien de que iba por lo tanto... nunca pude engancharme como toda aquela gente que me decía lo buena que era la serie.

Dejó de emitirse en 2004 y cinco años después he comenzado a verla yo... así es mi vida, siempre con retraso (que no es lo mismo que ser un retrasado, no), como Iberia y ahora entiendo a toda aquella gente que me hablaba de la serie y estaban tan enganchados. Un grupo de amigos de Nueva York, un grupo de amigos que puede darse en cualquier parte y del que seguro hemos formado todos parte en algún momento, con sus aventuras y desventuras tanto emocionales como laborales, tanto de amores del extrarradio del grupo como internos, pero sobretodo de la amistad que forma el núcleo del grupo.

Recuerdo cuando entre los 17 y los 20 nos reuníamos los amigos en un bar de Barcelona todos los días a las nueve de la noche llamado "Chiribito", justo a la salida de la estación Virrey Amat de la línea 5 del metro. Unos iban en coche, otros andando, otros íbamos en autobús. Éramos un grupo de unas 10 personas con edades entre los 17 (yo era el más pequeño) y los 25. Éramos algo parecido a lo que ahora estoy viendo en la serie solo que, durante todo el tiempo que duró ese grupo nadie se casó entre sí; hubieron parejas que se hacían y se deshacían pero el grupo siempre conseguía mantenerse unido aunque la pareja que se deshacía durante algún tiempo evitaban coincidir pero al final entre todos lo conseguíamos.

Más adelante a parte del Chitibito íbamos a otro bar más temprano llamado 3,14 al que símplemente le llamábamos PI. Ya teníamos dos sitios de reunion, el PI, al que íbamos cuando podíamos cada uno pero en el que sabías que fueses el día que fueses a partir de las seis de la tarde siemrpe habría alguien o no tardarían mucho en llegar y el Chiribito que era el oficial del café de después de cenar.

Luego pasa lo que pasa... se acabaron las temporadas, cada persona tiró por su lado y el grupo poco a poco fué disgregándose. Ahora no quedan más que los recuerdos pero con cada episodio que veo de FRIENDS me acuerdo de aquella temporada en la que yo era parte de un grupo de amigos en el que un día yo era el protagonista principal y en otro un actor secundario, pero siempre era actor del reparto principal. Sí que me gustaría volver a ver a mis amigos pero ya nunca podría volver a ser lo mismo. Podríamos volver a recordar viejos tiempos y contar batalitas pero aquella magia que nos unía dejó de existir porque la vida es así y hemos de seguir adelante.

Una etapa acabó y otra dió comienzo hasta que también acabó y comenzó otra y es el ciclo de la vida en estas cuestiones. ¿Podrían seguir la serie una vez acabada? claro que si, pero todos diríamos lo mismo... ya no es lo mismo, la primera fué mejor

Como se suele decir "Cada edad tiene lo suyo"

octubre 15, 2009

Malas noticias


Hoy ha sido un día de aquellos que esperaba pero no precisamente ansioso la visita a mi médico de cabecera.

Al entrar nos hemos saludado cordialmente como siempre hemos hecho (llevamos tres meses viéndonos, obligatoriamente, por supuesto) y en vez de preguntarme ella a mi que cómo estoy se lo he preguntado yo a ella... acojonante ¿no? Pues si, así soy yo, le pregunto a mi doctora que cómo está porque soy así de guay, porque en tres meses que nos conocemos, por obligación, se ha creado un vínculo de algo más de doctora-paciente; he tenido que contarle mi vida entera en cortos espacios de unos 10 minutos cada semana los dos primeros meses y 10 minutos, si llega, cada quince días el último mes.

Hace dos semanas en una de nuestras conversaciones me anticipó una pequeña mala noticia pero sin asegurármelo y hoy me la ha confirmado... no le renuevan el contrato.

Jo, ¡ha sido un palo que te cagas! y perdon por la expresión pero es que me ha fastidiado bastante. Los tres últimos meses se ha encargado de velar por mi salud tanto física como mental y de las charlas que nos hemos pegado siempre me ha ido dando buenos consejos como si de mi mejor amiga se tratase. No es que me haya enamorado de ella, para nada, pero es que le cuentas tu vida a alguien durante tres meses, te encarga que compres drogas para que flipes un rato (eso si que no lo hace ni la mejor de las novias) y te aconseja sobre las cosas de la vida de un modo desinteresado... jo... ya no voy a tener a mi doctora, ahora voy a tener que contarle mi vida otra vez a otra persona y no me apetece tanto, más que nada porque es volver a empezar y aunque me haya dicho que la titular del puesto es muy humana y muy buena ya no va a ser lo mismo... le tenía confianza a ella, por obligación, como comenté antes, pero no tengo ganas "por obligación" de volver a contarle mi vida a otra persona.

En fin, que la vida sigue y mis visitas al centro médico también, pero voy a echar de menos a mi doctora... que seguro que encuentra trabajo en otra parte muy rápido porque ella lo vale.

Por cierto, como no había la amistad ni la confianza suficiente no nos hemos dado dos besos de despedida... tampoco no iba a abrazarla y ponerme a llorar, así que lo único que he hecho ha sido alargarle mi mano y estrechársela para darle las gracias por todo. Un choque de manos puede decir muchas cosas acerca de la persona que te la estrecha y... menos mal que ha durado dos o tres segundos ese estrechón, porque si no me aplasta los nudillos.

Suerte en tu próximo lugar de trabajo.


ciao Pictures, Images and Photos

octubre 09, 2009

Amarok





AMAROK, lobo en Inuktitut, dialecto de los inuit del Ártico oriental canadiense, es el nombre que recibe uno de los programas de reproducción de música inicialmente diseñado para integrarse con KDE/Linux que mayor aceptación está teniendo últimamente y más desde su apertura a Windows y Mac Os X, con lo que se convierte en el primer programa de estas características que está disponible para todas las plataformas informáticas.

El nombre lo recibe precisamente del disco de Mike Oldfield con el mismo nombre y del que he puesto un fragmento un poquito más abajo del logo del reproductor y por encima de estas líneas.

En uno de aquellos ratos que no tenía ganas de hacer nada más que escuchar música que me transportara más allá de mis recuerdos y pensamientos sin tener que fumarme ningún cigarrillo "aliñado" busqué en mi portatil y me encontré con una carpeta que contenía toda la colección completa de la discografía de Mike Oldfield y me decidí a abrirla con este reproductor en vez de hacerlo con el Rhythmbox o el Dragon Player que vienen también en esta plataforma.

Pongo en lista de reproducción la carpeta de Tubular Bells II, me enciendo mi cigarrito (vuelvo a repetir que NO estaba aliñado), le doy al play con la ilusión de que me vengan a mi mente recuerdos de aquel año que pasé entre mi licenciatura (de la mili, pero licenciatura al fin y al cabo) en mayo de 1993 y mi reenganche al ejército profesional en febrero de 1995, unos años en que, qué casualidad, la crisis azotaba a España con fuerza y el trabajo andaba escaso y te tenías que agarrar a un clavo ardiendo aunque por aquellos tiempos, debido a mi juventud y que por entonces no me había emancipado ni adquirido ni una sola deuda no necesitaba el dinero más que para salir con los amigos a tomar algo y reirnos de todo... ignorantes de nosotros.

Escuchando y fumando (con los ojos cerrados... ¡qué cojones los míos!) me viene a la memoria un trabajo infructuoso vendiendo extintores en el que escuché por primera vez el Tubular Bells II; nos trasladábamos desde Barcelona a Sant Fost de Campsentelles en un Seat 131 que más recuerdos aún me traía ya que en mi casa hubo uno de estos modelos de color Beige (o como se escriba o diga) para ver si vendíamos algún extintor, cosa que como he dicho antes era inútil ya que no vendíamos ninguno pero tampco no perdíamos nada, bueno si, el dueño del coche no ganaba ni para la gasolina y como en la empresa le habían dicho que ganaría la comisión mas un pequeño porcentaje por poner el coche nos libraba a los demás de tener que darle para el "caldo". El pobre chaval ponía dinero por ir a pasearnos cada día por un pueblo diferente pero... joer que risas nos echábamos.

Ahora mismo recuerdo que había empezado el post hablando de un reproductor de música "multiplataforma", y es que se me va la olla con los recuerdos porque estoy escuchando de nuevo a Mike Oldfield (no, no me estoy fumando ningún "aliñado" ni estoy con el Tubular Bells II, está sonando el Platinum) y cuando me lo puse en este reproductor empecé a recordar todo esto pero al ver que en la misma pantalla se abría una ventana con la biografía de este genial autor y mis recuerdos quedaron para otro momento. Empecé a leer y mi concentración se fijó en estudiar la vida y obra del artista que grabó Tubular Bells él sólo, tocando todos los instrumentos.

El tío comenzó con una guitarra y pronto se dió cuenta de que podría tocar cualquier instrumento y así compuso su obra maestra hasta nuestros días, su primer Tubular Bells. Un hombre orquesta que grababa los instrumentos por separado y luego los unía pareciendo que tocaba toda una orquesta.

Después del Tubular Bells, editado en 1973, vino Hergest Ridge en 1974, Omadawn en 1975, Orchestral tubular bells también en 1975, Boxed en 1976, Orchestral Hergest Ridge también en 1976... y así un largo etcétera hasta el día de hoy y que no os voy a hacer toda la faena, porque esto se trataba de hablar de un reproductor de música y no de mi vida vendiendo extintores o escuchando a Mike Oldfield.

Así que curiosos y amigos de la variedad, ahora tenéis una herramienta perfecta donde a parte de escuchar vuestra música favorita podréis cantar las canciones de vuestros grupos favoritos ya que también descarga las letras de los temas y las carátulas y hasta podéis conectaros a Last.FM para compartir con demás gente vuestra pasión por la musica, genero musical, artistas en particular, etc.

Y no es que gane yo nada vendiendo el producto de esta manera ni haciendo publicidad, es que ahora mismo es el que más me gusta y antes de llegar a la monótona monotonía, valga la redundancia, y buscar algo que me entretenga más lo exploto al máximo... supongo que por eso llego rápido a ese terreno pantanoso de la monotonía, por la ansiedad de aprovechar por si se acaba rápido y luego me empacho y me aburro...