marzo 24, 2010

Los primeros empleos

Un 23 de junio me apunté a un servicio de Cruz Roja en el Poble Espanyol en Barcelona, se celebraba la verbena de San Juan y al contrario que en los conciertos o en los partidos del Barça, teníamos allí mucho trabajo por realizar esa noche.



La verbena de San Juan en todo el Mediterráneo ya se sabe cómo es, Hogueras y pólvora celebrando el solsticio de verano. La noche se presentó dura por la cantidad de gente que tuvimos que asistir debido principalmente a las quemaduras; algunos los curábamos en los puestos de primeros auxilios allí habilitados y a otros muchos tantos se les tuvo que trasladar a la unidad de quemados del hospital de La Vall D'Hebron.

Al finalizar la noche estábamos reventados ya y teníamos los pies como algunos tenían los dedos de las manos: quemados, machacados, hechos polvo. Pero la gente seguía allí y no parecía que tuviesen ganas de irse pero el Poble Espanyol es lo que tiene, que por la noche es un centro de ocio enorme y por el día es un centro cultural donde aún se pueden ver a auténticos artesanos soplando vidrio, entre otros.



Allí conocí a la que después sería una de las integrantes de mi grupo de amigos, Montse. Eran más o menos las 7 de la mañana cuando teníamos que empezar a recoger todos los bártulos para volver a la base y de ahí para casa en metro. Antes de empezar a recoger surgió una conversación entre ella y yo y como una cosa lleva a la otra resultó que casi éramos vecinos e hicimos el camino de vuelta juntos hablando y comentando el desarrollo y resultado de la noche.

Los días fueron pasando, cada vez nos juntábamos en más servicios hasta que un día decidimos quedar en un bar de cerca de su casa para merendar y poco a poco fuimos comenzando una amistad que duró mucho tiempo y que no se rompió jamás, simplemente pasó lo que pasa en muchos grupos de amistades... cada uno va tomando un camino que les separa de los demás y cada vez se van viendo menos y menos hasta que un día, pasados varios años, como ahora, te acuerdas de ellos.

El padre de Montse era ebanista y debajo de su casa era donde tenía el taller. Allí aprovechamos Montse y yo uno de nuestros primeros trabajos, el típico engañabobos; recogíamos cajas vacías en un almacén por un lado, por el otro unas pegatinas que rezaban "Maggi te quiere... Ayudar" y teníamos que montar la cajas y enganchar las pegatinas por cuatro míseras pesetas mientras escuchábamos a Depeche Mode, Yazoo, Erasure, OMD, etc... pero que nos daba lo suficiente como para poder tomar el cafelito por la tarde en ese bar de al lado de su casa.

Recuerdo que una vez, estando en ese bar y echándole el "morro" que siempre me ha caracterizado, le dije al dueño si podía poner TV3 porque iba a comenzar un capítulo de Bola de Drac y sin dudarlo cogió el mando y cambió el canal, hecho que provocó que se le empezase a llenar el bar todas las tardes de jóvenes como nosotros para "merendolear" y ver la bola de drac en compañía.

Pasaban los días y cada vez el grupo se iba haciendo más grande, nos juntábamos con el hermano de Montse y sus amigos en un bar que había un poco más abajo, "Los Pinchitos" y ese comenzó a ser el punto de reunión donde quedábamos siempre... todos los días de la semana y también nos ponían la bola de drac pero ya no porque lo hubiese pedido yo, sino porque el dueño era casi tanto o más fan que yo de la serie.

En septiembre del 91 encontré mi primer trabajo en serio, bueno, lo que se dice en serio porque me unía un contrato con la empresa, comenzaba a tener seguridad social y un 2% se marchaba para Hacienda, pero de serio no tenía nada, era una auténtica mierda. Estaba de peón en un almacén textil en el Paseo San Juan de Barcelona, cobraba 32.000 pesetas al mes, o lo que es lo mismo, 192, 33 € al mes (no tendría que haber hecho la conversación... ahora me deprimo más aún); a esa edad no tenía muchas cosas que hacer con el dinero, la verdad, no tenía coche ni moto aunque si una mountain bike que de vez en cuando necesitaba alguna reparacioncilla que otra porque la utilizaba para ir a trabajar y ya se sabe que las cosas que se usan tienen su desgaste; pero por otro lado necesitaba ahorrar porque en mayo del año siguiente me iba a la mili y con esa porquería ahorrar no iba a ahorrar nada. Sí que me ahorraba el dinero del transporte público al ir en bicicleta pero me lo gastaba bebiendo cervezas con los amigos o saliendo los sabados por la noche... mis primeras salidas... eso merece otro post.



El caso es que a finales de marzo se me acabó el contrato y ni la empresa me quiso renovar ni yo pretendía que lo hiciesen y me pegué dos meses sabáticos (hasta que me fuí a la mili el 27 de mayo de 1992) y lógicamente era quedar con alguno por la mañana... con otros por la tarde... el dinero se las piraba que daba gusto y me fuí a la mili con 100mil pesetas, pero como iba a estar fuera de Barcelona menos de dos meses me importaba poco.

La "jefa" que tenía en Cruz Roja me dijo un día que necesitaba gente para completar el cupo para el servicio militar y me ofreció ir un año antes y así me aseguraba estar como voluntario olímpico ya que de otra forma lo tendría bastante crudo debido a mi corta edad, tal y como me habían comentado en una carta también los del COOB (Comité Organizador de las Olimpiadas de Barcelona) así que asentí y en vez de esperar a los 18 me fuí con 17 años a la mili, aunque oficialmente me faltaban 15 días para cumplir los 18 años pero mi leva no era hasta el 93.

Y con esto y un bizcocho... a grandes rasgos he hecho una especie de prólogo de mi historia a mis 17 años y he de extenderme bastante en varios aspectos, así que... en otra entrega será así que os dejo con un tema que me viene al pelo para despedir este post diciendo que el show ha de continuar como dijo Freddie Mercury antes de morir justo en el mismo año en el que un servidor se fué a cumplir con sus servicios a la patria:


2 comentarios:

Dina dijo...

Uuuuuuuuuuuuuy, si esto se parece a las biografías por capítulos que publicaban (o quizás aún las publiquen..¿?¿?) en el Hola. Yo me guardaría los detalles escabrosos y cobraría una truculenta exclusiva.

McGrau dijo...

noooo si alguien quiere pagarme por una entrevista personal que lo haga pero de momento lohago aqui gratis.... me mola mas jejejeeje