septiembre 07, 2010

De aficiones va la cosa

Hace un tiempo decidí que tenía que volver a mi situación en activo como voluntario en Cruz Roja Española y así lo hice; volví a hacer el curso de ingreso, el de transporte adaptado (tanto para personas mayores como personas con Alzheimer o disminuidos físicos y/o psíquicos), el de socorros y emergencias y el del desfibrilador semiautomático (DESA). Ahora como propósito cercano me he planteado realizar el curso del ERIE Psicosocial (para las catástrofes como lo que pasó hace años en Biescas, el accidente de Spanair o el atentado de ETA en Barajas) y el de cooperación internacional (pues eso, Haití, Afganistán o donde haga falta). Vamos, que me he vuelto a implicar y en esta ocasión con todas mis fuerzas para seguir ayudando al prójimo y a mí mismo.


Por el momento y hasta que realice los cursos en los que ya me he apuntado empleo todo mi tiempo libre, que lamentablemente para mí no es poco, en el transporte de esas personas que lo necesitan a los centros de día, centros de educación especiales, centros de Alzheimer o inversamente a sus casas entre semana y a servicios preventivos los fines de semana.

He asistido a bastantes servicios en esta mi nueva etapa, desde fútbol a conciertos (los que menos), desde vaquillas y toros (y reconozco por mucho que le pese a mucha gente que mi afición por el toreo ha ido en aumento, así que al que no le guste... lo siento mucho) a concentraciones de motos antiguas, raids, trails, btt's, marchas ciclo turistas (la mejor y con diferencia la "quebrantahuesos"), competiciones o exámenes de tiro y un largo etcétera.

Si que es verdad que mucha gente me pregunta que ¿cómo puedo estar trabajando sin que me paguen un duro o por un miserable bocadillo? pero yo siempre tengo la misma respuesta: "muchos de los servicios a los que voy la gente paga por asistir, por competir o por hacer algo que les gusta. A mí la sanidad y el transporte sanitario es algo que siempre me ha gustado y aunque sea una labor muchas veces muy dura por las horas de estancia y por lo poco reconocidos que estamos, en principio, a mi me gusta y con eso me basta".

En un Raid que he estado este fin de semana la gente que ha participado ha pagado para agotarse durante siete Km en canoa para después coger la bicicleta y volver al punto de partida y una vez ahí dejar la bicicleta y patearse doce kilómetros para volver otra vez al punto de partida a coger la bicicleta y hacer otros tantos Km montaña a través hasta el siguiente punto donde debían dejar la bicicleta, coger un arco y una flecha y disparar a la diana y una vez efectuados dos disparos patear otra vez por la montaña otros tantos Km hasta llegar al otro punto donde les esperaban sus compañeros de equipo con las bicicletas donde debían de hacer otra tanda hasta otro punto donde volvían a dejar la bicicleta y otra vez a pie hasta la meta donde también habían en torno a los veinte Km de distancia... vamos, que no se yo quién está más loco. A todo esto simplemente se podían valer de un mapa y de la propia orientación, que no servían ni los GPS ni ningún sistema de orientación... vamos, que hasta la brújula estaba prohibida.



¿Y yo estoy zumbado por hacer algo que me gusta gratis? coño, que mientras esperaba en uno de los puntos a que llegaran los últimos, que por cierto se perdieron un buen rato por la montaña, yo estaba pegándome una siestecita, porque mi misión es estar ahí para cuando me requieran, pero no obligatoriamente de plantón como un militar en su guardia.

Otro de los servicios preventivos que se me hizo más largo que un domingo sin dinero fue una competición trail que la llaman "las dos caras del aneto". Otro grupo de gente que no tiene algo mejor que hacer en la vida y el simple hecho de caminar por la montaña ya no les satisface, se proponen un buen día organizar una competición a pie en la que parten desde Benasque y llegan a Viella (o Vielha.... ¡qué más dará!) por el macizo de la Maladeta y por un lado del monte Aneto para volver a Benasque corriendo por el otro lado del Aneto... total unos cien Km más o menos... creo que dos o tres más pero... ¿eso no es de estar como una caja de grillos? Encima hubo alguien que lo hizo en doce horas y poco y la primera fémina en quince y algo también (olé sus cojones pero... bueno, es su afición). Habían otras dos pruebas para los que no eran tan valientes como para llegar hasta Viella pero que son dignas de mencionar también porque una era de 69 Km (vale, que sí, que tiene rima y que es un número muy bonito, pero esto se lo decís a los de la organización) y otra que la llamaban la maratón (supongo que por coincidir en el quilometraje, pero seguía siendo un pateo por la montaña) y en todas ellas a parte de haber un servicio medicalizado perdido por la montaña estábamos un servidor y otro compañero con la ambulancia en un sitio donde si había alguna urgencia no teníamos cobertura ni con las señales de humo.

Vamos, para que me sigan diciendo a mí que cómo puedo estar de voluntario y sin cobrar un duro.... pues eso, hago lo que me gusta, porque me gusta, y ni me cuesta un duro ni le doy mal a nadie, que hay gente que paga por divertirse y encima me dan trabajo a mí.

Hay otros que sí que nos han dado faena, como los chavalines menores de edad que beben sin control y que no saben divertirse sin beber (afortunadamente no toda la juventud es así) que hemos tenido que estar llevando durante todas las fiestas de San Lorenzo al hospital por comas etílicos o otros que han ido "zorros".... "mu zorros" a recortar vaquillas y han salido bamboleados.



Sí que tengo otra afición que voy practicando día si, día no, que es correr en bicicleta, pero es que también me gusta mantenerme un poquito en forma y ver si poco a poco puedo ir bajando ese tiempo en realizar los cincuenta Km del recorrido; pero la Cruz Roja me puede... A parte de divertirme y trabajar, aunque sea gratis, me permite evadirme un tiempo de otras cosas, y eso es de agradecer... otros se refugian en la bebida o las drogas... mi droga es el trabajo y mi afición la de otros.

2 comentarios:

Enrique dijo...

Estoy contigo Mc, Grau. Llevo 42 años en este mundo y como he dicho muchas veces todo lo que veo me parece absurdo. Pero casi todo lo que me ha llenado en esta vida me ha costado trabajo o esfuerzo y no he cobrado por hacerlo, y muchas veces me ha costado dinero. Y si algo debe llenar a un ser humano es hacer algo por los demás, como es tu caso. Lo penoso es que haya gente que no entienda que disfrutes con lo que haces tu y otros como tu. Un Saludo amigo. Y a ver si escribes mas.

McGrau dijo...

Pues así es Enrique no soy de aquellos que van todos los domingos a confesar todos los pecados que cometen pero procuro enmendar mis errores colaborando con los demás... es otra manera de verlo aunque de esto si que saco una satisfacción personal y contarle mis penas a alguien no me satisface en absoluto jejeje
Tranki tranki... que estoy de vuelta de vacaciones blogueras y esto es cmo un sindrome posvacacional jejejejeje