enero 11, 2011

No hubo madrugón...

No se si por el hecho de no querer quedarme dormido por la mañana, a las dos de la madrugada me visitó aquel antiguo concido mío llamado insomnio y ya no pude volver a cerrar los ojos y tuve que recurrir a algo que siempre me había surgido efecto: cansar la vista para que los ojos se cerrasen solos; ni aún así... ni viendo Grease, ni viendo en youtube conferencias de Francisco Umbral no tuve valor para quedarme dormido, así que por si a alguien le interesa me ofrezco voluntario para asistir (cobrando, claro) a los programas televisados de la 2 y que tan feo queda cuando se ve a alguien dormido.

Se hicieron las 6 de la mañana y tenía los ojos tan abiertos que podía rascarme hasta la parte del nervio óptico, así que me levanté, me lavé la cara (por aquello de si habría alguna lagaña rebelde que se quedó ahí fija antes de despertarme) me preparé mi taza de café con leche y mis galletas, y navegué por internet hasta que se hizo la hora de irme a trabajar, obviamente entre lo de lavarme la cara y prepararme el café también me vestí (5 camisetas, la sudadera, unos pantalones térmicos y el pantalon de la empresa... es que hace un frío que te cagas por las mañanas).

La primera ya vino cuando fuí a abrir el coche; si ya lo había flipado ya con la climatología de Huesca, que es el único sitio donde he visto que está lloviendo y al mismo tiempo está helando (y no exagero ni un milímetro) me encontré con que para empezar me costó meter la llave en el bombín de la cerradura, segundo.... aquello no giraba a ningún lado... ¿qué hacía? pues nada, algo nada descabellado... entrar por el maletero era lo que me quedaba y lo que tuve que hacer para poder abrir la puerta del conductor... ¡¡y menos mal que el bombín del maletero no estaba congelado!!. Ahora arranca el coche y mientras dejas que se vaya calentando ponte a rascar los cristales para quitar toda esa capa de hielo que se ha formado y que vuelven a empañarse y al mismo tiempo congelarse y casi que no te sirve de nada el trabajo hecho hasta que el cristal toma un poquito del calor que le vas echando con la calefacción que tarda en actuar porque con el frío que hace fuera hasta al mechero le cuesta hacer fuego.

Llegué (como pude) al trabajo y para ser que las empresas están en fase de stock hubo faena como para no parar en todo el día, así que las reparaciones qe se tenían que hacer en el camión que me endosaron se tuvieron que posponer... no se si para hoy, para mañana o, como siempre, hasta que reviente lo que ha de reventar y se joda de tal manera que la faena se quede a medias y entonces vengan los problemas porque la mercancía no llega a tiempo o no se llega a recoger o las posibilidades que se ocurran pero que solo suceden con la mentalidad que tenemos en España de que el trabajo es lo primero pero la maquinaria que nos ayuda y nos facilita el trabajo no lo es tanto.

Así que el día acabó más o menos bien, con el camión igual o un poco peor que como empezó el día (debido al uso, lo juro, que conmigo no pasó nada pero no se si se resintió algo más) y yo con un cansancio de tres pares de... días, con lo que cuando llegué a casa picoteé un poco, hablé con la churri un poquito también, una ducha y a dormir... y esta vez si... desde las diez de la noche hasta las seis de la mañana del tirón... y porque me han sonado los cuatro despertadores que tengo, que si me pongo uno solo no me despierto.

Que pasen un feliz día... que el mío va a ser trabajando.

1 comentario:

Anónimo dijo...

VAYA CHICO..TE TENIAN QUE COJER PARA RODAR UNA SERIE..JAJAJ..DIME ALGO QUE NO TE PASE?...BROMAS APARTE..VAYA CON EL CLIMA,Y NOSOSTROS CON TEMPERATURAS DE 20 GRADOS...EN FIN,NUSNCA LLUEVE A GUSTO DE TODOS..TE INVITO A QUE BAJES A MI TIERRA,VERAS EL CLIMA DE AQUI,PUES NADA,MENOS MAL QUE TE DIÓ TIEMPO A HABLAR CON LA CHURRI,AHI QUE TENERLAS CONTENTAS,JAJAJ..ME GUSTÓ MUCHO..BESOS.