octubre 30, 2011

De la peseta al €uro


¿Que si he perdido poder adquisitivo? Mucho, ya no me pondré a hablar que si el trabajo está mal que si las ayudas, ni nada de eso.

Anoche antes de acostarme leí un artículo acerca del ahorro que supone el cambio de horario, que analizándolo bien... ¿por qué no vivimos todo el año con el horario de verano? Si desde marzo a octubre ahorramos tanto... todo el año ha de ser eso o más ¿no? Vamos que yo no soy un entendido en la materia pero si ahora vamos a gastar más al anochecer que antes... que no me vendan la moto y me dejen esa hora de más, que así a las siete de la tarde en invierno aún es de día y gastamos menos. ¿o es que lo hacen para que los que madrugan no enciendan las luces porque ahora a las 7 de la mañana todavía es de día? Pues que no lo hagan por ellos porque a esas horas todavía se va con el piloto automático puesto y se encienden todas las luces que hay por la casa.

De todas maneras eso del gasto, el ahorro y todas esas patochadas se acabaron con el €uro... La verdad es que me ha dado por recordar y se me han saltado las lágrimas... ¡todas... no he reparado en gastos!

Hace años cobrábamos una media de ciento veinte mil pesetas al mes... los habían que más y los habían que menos, por eso digo una media. Con esa cifra se podían hacer bastantes cosas, no eras un Onassis ¡pero oye, que te podías permitir tus caprichitos! El pan costaba unas ochenta pesetas (estas cifras siempre redondeando ¿eh? que ya sabemos que estaba la barra de cuarto de cuarenta y cinco pesetas, la de medio, la de kilo, la baguette, el pan cateto, el de máquina, la pistola, el bollo y un largo etcétera de este producto, así que la media estaba en eso... ochenta pesetas). Si la factura de teléfono pasaba de las cinco mil pesetas ponías el grito en el cielo, un carro de la compra “exagerao” unas diez o doce mil pesetas. Un paquete de tabaco, del caro, trescientas “pelas”; un litro de gasolina ciento veinte (120) pesetas por lo tanto llenar el depósito, en mi caso eran unas ocho mil...

Ahora cobramos novecientos euros (quién los cobre y quien tenga curro) por cuarenta y ocho céntimos (48) no te dan ni una bolsa de migas de pan, treinta euros de factura telefónica es lo más normal del mundo y encima consideramos que una tarifa plana por ese precio es un chollo (contra más europeos más gilipollas), en un carro de la compra de sesenta (60) o setenta y dos (72) €uros ya me dirás lo que encuentras, vale que no va vacío pero tampoco va demasiado lleno... a la mitad como mucho, eso sí... las mujeres no sé cómo lo hacen, no se si tienen en el mercadona carros especiales para las mujeres, que aunque parezcan iguales sean más pequeños, porque por esos sesenta pavos sacan muchas más cosas que yo.... y la margarina que yo compro no es tulipán ni las magdalenas son de la bella easo, que yo soy usuario de marcas blancas.

Un paquete de tabaco de uno con ochenta es lo peor que te puedes tirar a la garganta y ya es que ni lo encuentras, el litro de gasolina, que está a uno con tres cientos veinticinco (1,325)al cambio está a doscientas veinte con cuarenta y seis (220,46) y el llenado del tanque me cuesta noventa y dos con setenta y cinco euros, que corresponde a la bonita cifra de quince mil cuatrocientas treinta y dos (15432) pelas!!!! si ocho mil me resultaba caro quince mil me resulta excesivo. Ahora haced cuentas y mirad lo que le cuesta a un camionero llenar el tanque si los portes no es que los hayan redondeado sino que los han rebajado y el precio del combustible ha subido de esa manera tan estrepitosa (sé que hay más gremios, pero ese es el que más me toca)

La verdad es que preferiría seguir cobrando esas ciento veinte mil PESETAS antes que los novecientos €uros. Éramos más felices con mucho menos y vivíamos bastante mejor. Que disfrutéis el €uro,que yo seguiré llorando por la peseta.
 

No hay comentarios: