agosto 31, 2011

Cita Propia

Quien por no perder no apuesta es un perdedor...
El que apuesta por ganar es un luchador, aunque pierda.
(Jordi Grau - un luchador diario)

agosto 26, 2011

Yo si soy un indignado

Hace bien poco me he trasladado a vivir a otra región de mi país, Málaga, la ciudad de la que todo el mundo habla lindezas, la ciudad en la que al igual que Barcelona, quien viene no se va; ciudad mediterránea abierta a todo el mundo que no sea español.

Me siento indignado, a parte de humillado y excluido socialmente por parte de toda administración de mi propio país ¿se puede hablar de racismo? Por supuesto que si. Soy español, de una región al norte de la península ibérica llamada Cataluña que, por mucho que otros quieran insistir, sigue siendo de España; soy heterosexual aunque no sea políticamente correcto demostrarlo públicamente; soltero y de edad media.

Con todo ese “handycap” me encuentro con barreras administrativas allá donde vaya. Si voy a empadronarme en el domicilio donde he arrendado una habitación, porque no me llega para más, me piden papeles y papeles y más papeles no sirviendo nunca ninguno porque siempre falta algo hasta que al final, habiendo llevado una copia del registro de la propiedad donde constan los propietarios, una copia de la página de la escritura de propiedad donde rezan los compradores y el vendedor, varios recibos de servicios, autorización de la propietaria del inmueble, una copia de su dni, una copia del mío propio y el recibo del alquiler me piden una copia completa de la escritura de la propiedad, no sé si la copia simple o la completa.

Un mes entero perdido para poder hacer un trámite tan simple como el padrón de habitantes me parece algo denigrante para alguien que en su propio país quiere seguir siendo una persona legal.

En cuestión de trabajo la cosa va a más. El inem me reclama una cantidad de 8400€ por un pago único que ellos consideran como “mal uso” o “uso indebido de recursos” y habiéndome prestado una cantidad de 7400€ para el ingreso en una cooperativa para poder realizar mi ejercicio laboral de forma autónoma y habiéndoles demostrado que el dinero avanzado efectivamente ha sido ingresado a tal efecto. Cuando quiero solucionar el tema por mano de abogados parece ser que mi tema no es digno de defensa, el Inem sigue reclamando y cuando solicito la ayuda del gobierno me comunican que no voy a cobrar un duro puesto que tengo una deuda que va por vía judicial con ellos.

En cuestión de empleo más o menos lo mismo o peor. Soy voluntario activo de Cruz Roja Española, dedicando mi tiempo libre a servicios preventivos y estando en un Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias en el área de inmigración. Todo eso no sirve de nada cuando voy a pedir un empleo que me ayude a solventar la situación crítica en la que me encuentro porque el Servicio Andaluz de Empleo no me redirige al servício de empleo de Cruz Roja porque no soy inmigrante.

¿Qué es lo que necesita un español para poder obtener ayuda económica, laboral, o un simple trámite como el padrón de habitantes?

No soy un perro que se planta con su perro y con su flauta en la plaza de un pueblo a verlas caer y a quejarse por nada; como el dicho reza: el movimiento se demuestra andando, pero estoy harto de andar, patear y gastar suelas por buscar un cambio de situación y el único cambio que encuentro es que cada vez mi bolsillo está más vacío y se van agotando los recursos con los que cuento para subsistir. Tampoco soy un ladron o un estafador, ni sirvo para ello ni quiero serlo.

Yo si necesito ayuda, como mucha gente en mi situación. No me puedo permitir el lujo de mirar a los demás y aún así lo hago y la única respuesta que recibo son bofetadas. Solo quiero que alguien me ofrezca una solución.