octubre 30, 2011

De la peseta al €uro


¿Que si he perdido poder adquisitivo? Mucho, ya no me pondré a hablar que si el trabajo está mal que si las ayudas, ni nada de eso.

Anoche antes de acostarme leí un artículo acerca del ahorro que supone el cambio de horario, que analizándolo bien... ¿por qué no vivimos todo el año con el horario de verano? Si desde marzo a octubre ahorramos tanto... todo el año ha de ser eso o más ¿no? Vamos que yo no soy un entendido en la materia pero si ahora vamos a gastar más al anochecer que antes... que no me vendan la moto y me dejen esa hora de más, que así a las siete de la tarde en invierno aún es de día y gastamos menos. ¿o es que lo hacen para que los que madrugan no enciendan las luces porque ahora a las 7 de la mañana todavía es de día? Pues que no lo hagan por ellos porque a esas horas todavía se va con el piloto automático puesto y se encienden todas las luces que hay por la casa.

De todas maneras eso del gasto, el ahorro y todas esas patochadas se acabaron con el €uro... La verdad es que me ha dado por recordar y se me han saltado las lágrimas... ¡todas... no he reparado en gastos!

Hace años cobrábamos una media de ciento veinte mil pesetas al mes... los habían que más y los habían que menos, por eso digo una media. Con esa cifra se podían hacer bastantes cosas, no eras un Onassis ¡pero oye, que te podías permitir tus caprichitos! El pan costaba unas ochenta pesetas (estas cifras siempre redondeando ¿eh? que ya sabemos que estaba la barra de cuarto de cuarenta y cinco pesetas, la de medio, la de kilo, la baguette, el pan cateto, el de máquina, la pistola, el bollo y un largo etcétera de este producto, así que la media estaba en eso... ochenta pesetas). Si la factura de teléfono pasaba de las cinco mil pesetas ponías el grito en el cielo, un carro de la compra “exagerao” unas diez o doce mil pesetas. Un paquete de tabaco, del caro, trescientas “pelas”; un litro de gasolina ciento veinte (120) pesetas por lo tanto llenar el depósito, en mi caso eran unas ocho mil...

Ahora cobramos novecientos euros (quién los cobre y quien tenga curro) por cuarenta y ocho céntimos (48) no te dan ni una bolsa de migas de pan, treinta euros de factura telefónica es lo más normal del mundo y encima consideramos que una tarifa plana por ese precio es un chollo (contra más europeos más gilipollas), en un carro de la compra de sesenta (60) o setenta y dos (72) €uros ya me dirás lo que encuentras, vale que no va vacío pero tampoco va demasiado lleno... a la mitad como mucho, eso sí... las mujeres no sé cómo lo hacen, no se si tienen en el mercadona carros especiales para las mujeres, que aunque parezcan iguales sean más pequeños, porque por esos sesenta pavos sacan muchas más cosas que yo.... y la margarina que yo compro no es tulipán ni las magdalenas son de la bella easo, que yo soy usuario de marcas blancas.

Un paquete de tabaco de uno con ochenta es lo peor que te puedes tirar a la garganta y ya es que ni lo encuentras, el litro de gasolina, que está a uno con tres cientos veinticinco (1,325)al cambio está a doscientas veinte con cuarenta y seis (220,46) y el llenado del tanque me cuesta noventa y dos con setenta y cinco euros, que corresponde a la bonita cifra de quince mil cuatrocientas treinta y dos (15432) pelas!!!! si ocho mil me resultaba caro quince mil me resulta excesivo. Ahora haced cuentas y mirad lo que le cuesta a un camionero llenar el tanque si los portes no es que los hayan redondeado sino que los han rebajado y el precio del combustible ha subido de esa manera tan estrepitosa (sé que hay más gremios, pero ese es el que más me toca)

La verdad es que preferiría seguir cobrando esas ciento veinte mil PESETAS antes que los novecientos €uros. Éramos más felices con mucho menos y vivíamos bastante mejor. Que disfrutéis el €uro,que yo seguiré llorando por la peseta.
 

octubre 02, 2011

Convivencia

Hay cosas que las ves venir desde muy lejos. ¿Soy un visionario? No lo creo, en tal caso tendría que ensayar más e irme a la tele a probar fortuna y sacarme un dinerillo, pero claro... nunca veo con claridad ese momento televisivo, así que demasiado visionario no soy... o sí, pero no quiero verme en la tele aunque haya salido en más de una ocasión (aprovecho para saludar a mi familia y a mis amigos porque no lo hice en aquel momento).

Como decía hay cosas que las ves venir y procuras ponerle solución antes de que llegue la “catástrofe”, porque llega... vaya si llega. Seguramente no sé decir bien las cosas, o no me se explicar, o no me sé hacer entender, no lo se, pero algo ha de haber y lo he de solucionar porque o puede seguir así.

Ya he comentado en alguna ocasión anterior que vivo en un piso compartido con otras dos personas. No pagamos mucho de alquiler si comparamos el precio y todo lo que entra en él con otros sitios donde se paga algo menos y obtienes mucho menos.

Pues bien. Cuando tuve la entrevista con la casera para entrar a vivir en este piso, me dijo que ella había hablado con Sevillana (la compañía suministradora del servicio de luz, no una mujer de Sevilla) y que había preguntado cuánto era lo normal de gasto para tres personas y le dijeron que unos treinta y cinco euros. Ella paga esos treinta y cinco y lo que sobrepase de eso lo pagamos nosotros. Vamos, que yo en caso de alquilar mi piso por habitaciones haría lo mismo.

Al principio no conoces a nadie y vas de la puerta principal a tu habitación directamente, si te encuentras a alguien en el salón dices un escueto hola y te metes para adentro. Con el tiempo, y debido a mi forma de ser (semana y media más o menos), voy conociendo a los otros dos compañeros de piso (si, vale, a uno ya le he sacado 25€ por formatearle el pc, ¿hay alguien que trabaje de gratis?) y voy haciendo un poco más de vida social.

Entiendo que el gasto de luz puede ser enorme si cada uno se pone “su” tele y “su” luz en “su” habitación, así que me voy quedando en el salón con el otro compañero con el que poco a poco hasta nos echamos unas partidas con “mi” Play.

El problema ya viene con el otro (si, el que le saqué los 25 pavos, pero vamos que eso no era el problema... si vamos al mecánico nos cobra ¿no? Pues eso, no penséis mal otra vez, joer) cuando se van a hablar las cosas. He de decir que a mi me gusta todo bien claro y los hechos más; tengo fallos como todo el mundo y también me jode que me los digan, pero de ello aprendo e intento solucionarlos. Un par de veces llegué a casa y me encontré la luz de la cocina encendida que, aunque sea de bajo consumo va consumiendo, otras veces la luz del cuarto de baño; hasta que un día, estando en el salón con el compañero de Play escuchamos el sonido que emite el messenger cuando te envían un mensaje y ya hartos de tanta tontería decidimos hablar con él.

¿Para qué hicimos semejante tontería? Menudo broncazo se lió ese día. Yo no digo que cuando estamos en casa tengamos que estar sentados en la cama y sin movernos por no gastar luz, pero coño, un poquito de ubuntu no va mal (UBUNTU: humanidad hacia los demás... ahora no hablaba del sistema operativo pero ya de paso os lo nombro)

No me he parado a mirar los consumos, la verdad, pero se puede calcular rápido. Si el compañero de Play y yo estamos en el salón cada uno con nuestro portátil y los conectamos y desconectamos porque alternamos la corriente con la batería el gasto no es muy elevado ¿no? Y si en vez de estar cada uno en su habitación compartimos el televisor del salón evitamos la escalada de consumo energético ¿verdad? Pero si un tercero se mete en su habitación y enciende “su” tele, “su” pc de sobremesa y obviamente el monitor que va junto a ese pc, los altavoces conectados a la red y la luz está gastando muchísima más luz que nosotros dos juntos, ¿no es verdad? ¿Pues para qué le dijimos nada?

Lo primero que contestó es que ya que con la cuota del alquiler pagamos la internet también él se aprovecha y deja el ordenador descargando cosas, que para eso se paga. ¡¡Coño!! pero si te dejas el ordenador encendido todo el día y toda la noche estás generando un consumo que luego nos va a repercutir a los demás y yo no tengo por qué pagar la luz que tu gastas innecesariamente (y como mínimo tendrías que darme copias de lo que te estás bajando para que tenga que pagar yo lo mismo que tu... si no paga un cánon). De ahí ya salió que nosotros estamos todo el día con el ordenador y con la tele y con la luz. Si... es verdad, pero mi ordenador no gasta lo mismo que el tuyo (ni mucho menos porque como he dicho uso la batería), lo pongo a la luz para cargar la batería y luego lo desconecto, con lo que estoy gastando bastante menos luz que tu, el otro compañero igual y compartimos tele porque así gastamos mucho menos... De ese bucle no fue fácil salir, porque encima él no razonaba y creía únicamente en su razón pero no razonaba, echaba más mierda así de ahí salieron otras cosas que ahora mismo no vienen al cuento aunque me tocan demasiado los “bemoles” porque la convivencia en un piso es muy difícil, y más cuando hay alguien que no colabora...

Al final ha llegado la factura de la luz... Estuve hablando ayer con la casera y me dijo “¿has visto el consumo de luz?” y yo: “no, ¿Sube mucho?” ¡Joooooder si ha subido! ¡Setenta y cinco euros nada menos! La casera paga los 35 de rigor y ahora nosotros hemos de añadirle 10,48 cada uno al precio del alquiler. Y lo más cojonudo es que me dijo ella que “el otro” le ha dicho que él a penas no gasta luz y que no puede pagar tanto. Pues oyes, yo gasto mucho menos y encima me han embargado el 100% de la paga del INEM...

Si ahora que es verano y no tenemos aire acondicionado hemos gastado tanto de luz ¿qué pasará cuando llegue el invierno? He de decir que he vivido en zonas mucho más frías y que salvo que haga mucho mucho frío no necesito la calefacción pero, digo yo que tampoco he de pagar la de los demás ¿no es cierto? Aunque mirado por otro lado... como sigamos así vamos a acabar a hostias, así
que el problema de la calefacción no lo será tanto, porque nos iremos calentitos a la cama.

Lo mejor de todo es cuando le escuché decir al colega que yo tenía algo en contra de él, y que yo tenía algo en contra de él y otra vez que yo tenía algo en contra de él. Hasta que se le escapó que yo tenía algo en contra de los andaluces... ya ví por donde iba éste ahora... yo catalán, él andaluz... ya estamos con problemas territoriales y ya veo quién tiene algo contra quién... pero en ese tema de politiqueo entraré en próximos posts.

Ah!!! adivináis quién ha de limitarle el ancho de banda para que no nos joda la navegación por internet por las descargas y uso de webcam y messenger y más y más ¿no? Coño que si no no podemos ni cargar la página del facebook!! ¿aliarme con el enemigo? JAMÁS!!