marzo 30, 2012

Sindicatos subvencionados NO


¿Por qué no secundo yo las huelgas? Pues por principios y por finales

El derecho a la huelga es exactamente igual de legítimo que el derecho al trabajo, mi libertad acaba cuando empieza la del prójimo y a la inversa exactamente igual.

Hace unos años, quien aquí les relata esta entrada, era uno más de los autónomos que formaba parte de la gran flota de transportes que había en nuestro país. El precio del gasoil alcanzó en julio de 2008 el precio de 1,38€. Se hizo una huelga de transportes que duró varios días y llegó a notarse en todo tipo de comercios y gasolineras. Había gente a favor y en contra, los piquetes informativos nos encontrábamos en los lugares donde más paro de transporte podríamos provocar: los centros logísticos de Mercadona, mercados centrales, autopistas y polígonos industriales.

¿Qué se pedía? Que hubiese una tarificación única para que todos trabajásemos por igual y otras empresas no trabajasen más barato. Se pedía también el precio del gasóleo profesional. No se consiguió ni una cosa ni la otra.
¿Qué se consiguió? FENADISMER (Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas) se vendió como siempre y lo que se consiguió fue que grandes flotas pudiesen trabajar a menores precios y muchos autónomos tuvimos que echar el cierre a nuestra forma de ganarnos el pan. Y ahora se puede ver a trabajadores que hacen rutas internacionales con un sueldo fijo de 1500€ y de ahí tienen que comer y mantener a sus familias. Y eso con suerte del que mantiene su puesto de trabajo.

¿Dónde estaban Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores? El gobierno que había en aquél entonces era el de Zapatero -pero como si hubiese sido el de Rajoy, Aznar o González- y no dudaron ni un segundo en sacar a los hombres de la porra a la calle a que nos repartiesen mantas para que no pasásemos frío, y en nuestro caso tuvimos suerte que mantuvimos una charla con los mossos d’esquadra y nos dijeron que ellos estaban a favor nuestro pero que tenían órdenes y cuando recibiesen la llamada nos avisarían para que saliésemos por patas o lamentándolo mucho cargarían contra nosotros. Para suerte la nuestra no hubieron incidentes y los piquetes nos limitamos a informar y a impedir amablemente el acceso a esos centros y se cumplieron con rigurosidad los servicios mínimos que se marcaron pero allí no aparecieron miembros del sindicato de ningún tipo. Compañeros nuestros fueron apaleados como se mostraron en las imágenes de televisión y prensa escrita y mientras tanto muchísima gente se quejaba porque no podían comprar el pan o poner gasolina.

Con esta entrada quiero denunciar públicamente a esos que dicen llamarse sindicatos que incitan, provocan y agitan a la gran masa borreguera y van a seguir repartiéndose el pastel ellos solos.

Cuando los sindicatos se autofinancien con las cuotas de sus socios, no reciban ni un solo duro céntimo del gobierno central y velen por todos y cada uno de los sectores puede que me plantee escuchar lo que dicen y piden.

Viendo que solamente cuentan con el pueblo para cubrir sus intereses y después se olvidan de nosotros paso completamente de esos sindicatos y sindicalistas que son el brazo armado del partido socialista y no voy a mover un solo dedo por ellos. Cuando los sindicatos Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores se desvinculen de los partidos políticos,  pongan a trabajar a esa manada de hienas y vagos llamados “liberados sindicales”  y dejen actuar a otros sindicatos minoritarios que luchan verdaderamente por los trabajadores de su gremio seguramente me replantee un cambio en mi forma de pensar, pero por el momento seguiré diciendo que nadie mira por mí y que si me voy a la calle nadie me va a defender como nadie defiende a esos CINCO MILLONES TRESCIENTAS MIL personas que están en el paro –la gran mayoría viviendo en situaciones precarias- y que mientras tenga trabajo lucharé con uñas y dientes por conservar lo mío, que si tengo un problema con la empresa lo negociaré directamente con ella sin intermediarios chupópteros que además de lo que se llevan de mi nómina pretenden que me afilie a su secta.

Es mi manera de pensar y así lo reflejo.

1 comentario:

SirWWallace dijo...

Muy buen artículo, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que explicas en él.