marzo 30, 2012

Sindicatos subvencionados NO


¿Por qué no secundo yo las huelgas? Pues por principios y por finales

El derecho a la huelga es exactamente igual de legítimo que el derecho al trabajo, mi libertad acaba cuando empieza la del prójimo y a la inversa exactamente igual.

Hace unos años, quien aquí les relata esta entrada, era uno más de los autónomos que formaba parte de la gran flota de transportes que había en nuestro país. El precio del gasoil alcanzó en julio de 2008 el precio de 1,38€. Se hizo una huelga de transportes que duró varios días y llegó a notarse en todo tipo de comercios y gasolineras. Había gente a favor y en contra, los piquetes informativos nos encontrábamos en los lugares donde más paro de transporte podríamos provocar: los centros logísticos de Mercadona, mercados centrales, autopistas y polígonos industriales.

¿Qué se pedía? Que hubiese una tarificación única para que todos trabajásemos por igual y otras empresas no trabajasen más barato. Se pedía también el precio del gasóleo profesional. No se consiguió ni una cosa ni la otra.
¿Qué se consiguió? FENADISMER (Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas) se vendió como siempre y lo que se consiguió fue que grandes flotas pudiesen trabajar a menores precios y muchos autónomos tuvimos que echar el cierre a nuestra forma de ganarnos el pan. Y ahora se puede ver a trabajadores que hacen rutas internacionales con un sueldo fijo de 1500€ y de ahí tienen que comer y mantener a sus familias. Y eso con suerte del que mantiene su puesto de trabajo.

¿Dónde estaban Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores? El gobierno que había en aquél entonces era el de Zapatero -pero como si hubiese sido el de Rajoy, Aznar o González- y no dudaron ni un segundo en sacar a los hombres de la porra a la calle a que nos repartiesen mantas para que no pasásemos frío, y en nuestro caso tuvimos suerte que mantuvimos una charla con los mossos d’esquadra y nos dijeron que ellos estaban a favor nuestro pero que tenían órdenes y cuando recibiesen la llamada nos avisarían para que saliésemos por patas o lamentándolo mucho cargarían contra nosotros. Para suerte la nuestra no hubieron incidentes y los piquetes nos limitamos a informar y a impedir amablemente el acceso a esos centros y se cumplieron con rigurosidad los servicios mínimos que se marcaron pero allí no aparecieron miembros del sindicato de ningún tipo. Compañeros nuestros fueron apaleados como se mostraron en las imágenes de televisión y prensa escrita y mientras tanto muchísima gente se quejaba porque no podían comprar el pan o poner gasolina.

Con esta entrada quiero denunciar públicamente a esos que dicen llamarse sindicatos que incitan, provocan y agitan a la gran masa borreguera y van a seguir repartiéndose el pastel ellos solos.

Cuando los sindicatos se autofinancien con las cuotas de sus socios, no reciban ni un solo duro céntimo del gobierno central y velen por todos y cada uno de los sectores puede que me plantee escuchar lo que dicen y piden.

Viendo que solamente cuentan con el pueblo para cubrir sus intereses y después se olvidan de nosotros paso completamente de esos sindicatos y sindicalistas que son el brazo armado del partido socialista y no voy a mover un solo dedo por ellos. Cuando los sindicatos Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores se desvinculen de los partidos políticos,  pongan a trabajar a esa manada de hienas y vagos llamados “liberados sindicales”  y dejen actuar a otros sindicatos minoritarios que luchan verdaderamente por los trabajadores de su gremio seguramente me replantee un cambio en mi forma de pensar, pero por el momento seguiré diciendo que nadie mira por mí y que si me voy a la calle nadie me va a defender como nadie defiende a esos CINCO MILLONES TRESCIENTAS MIL personas que están en el paro –la gran mayoría viviendo en situaciones precarias- y que mientras tenga trabajo lucharé con uñas y dientes por conservar lo mío, que si tengo un problema con la empresa lo negociaré directamente con ella sin intermediarios chupópteros que además de lo que se llevan de mi nómina pretenden que me afilie a su secta.

Es mi manera de pensar y así lo reflejo.

marzo 26, 2012

Váyase sr. Arenas ¡VÁYASE!


El sistema D’Hondt es una fórmula electoral creada por Víctor d’Hondt que permite obtener el número de cargos electos asignados a las candidaturas en proporción a los votos obtenidos.

En 2008 el PSOE de Andalucía obtuvo 56 diputados gracias a las 2.178.296 personas que les votaron y en 2012, con 1.523.465 votos ha obtenido 47 escaños. Hasta aquí podríamos deducir que debido a la diferencia entre unos comicios y otros la pérdida de escaños es natural.

Ahora bien, el PP en 2008 obtuvo 47 diputados, lo mismo que en 2012 el PSOE, gracias a los 1.730.154 votos y en estas elecciones de 2012 ha obtenido 50 diputados con solo 1.567.207 votos, es decir, han obtenido más escaños pese a haber obtenido 162.947 votos menos.

En el Partido Popular se dan como ganadores aunque sepan que los partidos de izquierdas PSOE-A e IU formen coalición superando así la mayoría de escaños necesaria para gobernar en la comunidad durante los próximos 4 años.

Aplicando la Ley D’Hondt aunque PP y PSOE-A hayan obtenido muchos menos votos debido a la poca participación electoral los resultados varían mucho. El caso es que como el PP ha obtenido 3 diputados más que en 2008 se considera ganador ¿de qué? Pues simplemente porque han superado en votos al partido de la izquierda en 3 escaños por el resultado de una ley de cálculo que hubiese sido muy diferente en el caso de que la participación electoral hubiese sido mayor.

¿De qué se alegran los socialistas? Pues que con la ley electoral en la mano y habiendo obtenido 47 diputados, pueden pactar con el otro partido de izquierdas que ha obtenido 12 representantes haciendo un total de 59 escaños, 5 más de los que se necesitan para gobernar en solitario . Con 50 no llega el único partido de derechas que ha obtenido representación en el parlamento andaluz, así que los “perdedores” se convierten en “ganadores” y un bipartito de izquierdas pasará a gobernar al pueblo andaluz durante cuatro años más.

Dicho todo esto, no sé de donde se saca el señor Arenas que hemos ganado cuando no ha conseguido movilizar a la derecha, cuando no ha conseguido ni afianzar a sus electores perdiendo 162.947 de unos comicios a otros. No sé de qué presume este señor de haber ganado cuando los andaluces han preferido salir a los traslados previos a la Semana Santa pasando de ir a votar a los colegios electorales
.
Señor Arenas:

Ha tenido usted una oportunidad única para derrocar el último bastión de la izquierda, la última fortaleza. La ha desaprovechado y se ríe en nuestra cara cuando comunica que por primera vez hemos ganado las elecciones en Andalucía. ¿Va a gobernar usted? NO por lo tanto lo que tiene que hacer es DIMITIR y dejar paso a otro que sepa aprovechar las oportunidades, que usted ha consumido ya cuatro.

Al señor Arenas Bocanegra tendrían que hacerle dimitir desde el mismo seno del partido en Madrid, darle el finiquito y la patada en el culo que se merece por no hacer la faena que se le pedía y por reírse en nuestras caras habiendo perdido tantos votos.

Esa parte del pueblo que ha ejercido su derecho al voto ha opinado y decidido, y han querido nuevamente un gobierno de izquierdas olvidándose de los ERE’s falsos y la corrupción porque han visto que el señor Rajoy está mintiendo como un bellaco y el señor Arenas haría exactamente lo mismo en Andalucía. El pueblo ha elegido y es legítimo concederles lo que han escogido ya que la derecha no ha sabido movilizar a los suyos una vez más, como tantas veces. ¿Lo que ha escogido el electorado es lo mejor para la comunidad? Para los que votamos a derechas, por nuestros principios y nuestra manera de pensar un rotundo No, pero no por ello voy a criticar a los votantes de izquierdas, ni mucho menos. Desde aquí lo que pido es una dimisión y que se ponga al frente del partido en la comunidad alguien que sea capaz de movilizar a la población, afianzarla y obtener los resultados que se le piden y tanto se lo pido al perdedor como a la cúpula del partido, que precisamente son los que están gobernando el país y en parte culpables de los resultados obtenidos en estas autonómicas.

Soy muy crítico con el representante andaluz, pero también lo soy con el representante de la nación al que hemos puesto la mayoría de los ciudadanos. Unos pedían un cambio y otros votábamos al partido mayoritario “menos” malo que aún así nos está engañando desde el primer día que comenzaron a dirigir esta república bananera y desunida llamada España.

Señor Rajoy:

Actúe desde ya haciendo los cambios que tenga que hacer para el buen funcionamiento de la comunidad andaluza y de la nación y suelte un poco la soga de nuestros cuellos o su paso por el hemiciclo va a ser más duro de lo que usted se piensa. Unos le harán huelgas generales y otros utilizaremos los medios y cargaremos nuestras tintas contra usted para criticarle las cagadas que va cometiendo día sí y día también, y si consiente que el señor Arenas siga al frente del partido en Andalucía será otra más que añadir a su currículum. En sus manos queda el no crearse más enemigos dentro de sus filas de los que ya tiene. El pueblo está inquieto, el pueblo le puso a usted ahí y usted debe responder.