octubre 29, 2014

Descansando y feliz


Hay que ver la tranquilidad que te da una buena noticia...

Cuando te dan una mala noticia, nada más que por joderte la vida, vives con la incertidumbre hasta que te demuestras a ti mismo que tu tenías razón y que no has hecho nada malo.

Es hora de tumbarse en la hamaquita, ponerse la mano en cierta parte y decir: ¡que te jodan! ¡yo tenía razón!

No hay comentarios: